Castillo de Bürresheim

El castillo de Bürresheim se encuentra cerca de Mayen en el estado federado alemán de Renania-Palatinado. Está aislado en un paisaje de montañas boscosas y arroyos. Puede considerarse „hermano“ del castillo de Eltz por su semejanza.

Es difícil encontrar un castillo tan antiguo que no haya sido jamás tomado ni destruido durante siglos, al contrario que la mayor parte de los castillos renanos.

Se compone de diferentes edificios, siendo el campanario uno de los primeros en ser construido. Los diferentes edificios se han ido añadiendo los unos a los otros entre el siglo XII y el siglo XIII. Las armaduras, los diferentes techos cubiertos de pizarra y las torres datan del origen del edificio.

A partir de 1700, se puede ver el pequeño jardín barroco que está al sur del castillo.

Una familia noble que vivió allí durante generaciones, hasta 1938, coleccionó numerosas piezas de mobiliario del siglo XV hasta el XIX y pinturas que muestran a la familia y a los príncipes, colección que se puede ver actualmente.

La torre del homenaje, que es la parte más antigua del conjunto, data del siglo XII. Las bases del ala este datan del siglo XIV, así como las modificaciones ulteriores que le han dado su aspecto exterior actual.

Es posible imaginar la vida rudimentaria de finales del siglo XV observando las salas del castillo que datan del fin de la Edad Media. En cada piso podremos encontrar un gran sala con pilares de madera de roble, vigas y chimeneas enormes, pero más tarde tenemos piezas más agradables, confortables, divididas en varias más pequeñas.

El castillo de Bürresheim apareció en la película de 1989 Indiana Jones y la última cruzada dirigida por Steven Spielberg. En dicho filme, el castillo fue denominado como Castillo de Brunwald.